Cuando la tarde vuelve



Cuando la tarde vuelve:
tiro mis redes mudas  a tus ojos oceánicos,
atrapando  la poesía sumergida en tus  pupilas,
fugitiva de  tu pecho tras la sed de algunos besos.

Cuando al tarde vuelve:
Soy el   sol perdido en tu azul   mirada.
Soy el viento raudo que te roza el alma.
Soy el que siempre vuelve  a tocar tus alas. 


Cuando la tarde vuelve:
no sé si soy yo mismo hurgando tus orillas,
o si es tu vista pura latiendo entre mis dedos...
¡Fuere lo que fuere: eres mi poesía!