Cielo



Cielo:
Cómo disfruto
colgarme
 en  los trapecios
de tu pelo veraniego.

Nada me llena más
que tu risa
y la sed  de tus besos
prisioneros.

 Nada,
nada es más fuerte
y nada es más frágil que estar enamorado
de ti, completamente enamorado.

Creo en ti
y creo que eres tú
la luna inexplicable,
la que vino a darme luz
con el fuego de sus ojos café.

Creo que eres tú
 la dueña de esa gracia
que  se metió
en mis ojos para siempre.
Tú!