Valquiria


¡Ay valquiria mía! suspiro y quemadura.
¡Abrázame tan fuerte hasta que tiemble la luna!
Navega ente mis ojos con tu quilla de seda
y atraca entre mis brazos, tu espigada madera.
Dame  tu  fuego puro,   que  hace arder  las rocas,
y átame a tu boca hasta que calmen las olas.
Deja que mi voz te cante, déjame inundar  tu historia.
como nadie te ha amado, como nadie  desde ahora.
¡Oh bella! ¡Impetuosa fiebre  que te azotas a mi espuma!
¿qué  faro  te guió a  mis playas oscuras?
¿de dónde saliste, de dónde, cruel ternura?
a plantar tu hermosura,  en mi orilla desnuda.